lunes, enero 17, 2005

El pensum de Comunicación Social

Este miercoles, la Escuela de Comunicación Social abre sus puertas a la crítica de su programa de estudios. Después de seis años, el pensum de los periodistas, publicistas y comunicadores audiovisuales es objeto de estudio por las autoridades de la universidad, y más importante aún los estudiantes podrán participar en las discusiones y tendrán su oportunidad de presentar sus propuestas. ¡Al fin!
Ojalá que los estudiantes, especialmente los que cursan los últimos años y que llevan acumulados años de reflexión y quejas sobre el grupete de materias que han cursado, se hagan presentes en esta oportunidad única de hacer oir su voz. La experiencia ha demostrado que aunque nunca faltan los estudiantes que se quejan, pocas veces aparecen los que seriamente proponen soluciones. No creo que lo que sea que salga el miércoles, el jueves y los días que finalmente duren los focus groups, revolucionará a la escuela ni su esquema de clases y asignaturas. Pero es un buen principio para modificar un pensum que de ojitos se le ven fallas, que en algunos casos, no requieren de mucho para corregirlas.
El plan de estudio para los comunicadores es tan amplio en sus materias como finalmente es el espectro laboral de sus egresados. Desde la historia de Venezuela, informática, teorías de la Comunciación, hasta las más específicas de cada mención como periodismo, guión o plan de mercadeo, por decir algo y no quedar mal. El problema no es la variedad de tópicos en apariencia disímiles, pues nadie pone en duda la amplitud de conocimiento que se ofrece. Lo que molesta a los estudiantes, con mayor fuerza a los tienen cinco años visitando la oficina de móulo 4, es el desorden y la descoordinación del pensum.
Un caso particular. En segundo semestre, todos los estudiantes cursan Artes Gráficas, donde adquieren destrezas en el diseño gráfico de páginas editoriales, léase periódicos o revistas. Sin previos conocimientos de aplicaciones informáticas como Photoshop y sin las teorías sobre géneros y diseño periódísticos y producción editorial, los alumnos conducen a oscuras por los seis meses que dura el taller. Al final, ¿qué se aprendió? Poco.
No hay aprendizaje sistemático cuando se abandonan las clases de escritura (herramienta elemental de todo comunicador) en quinto semestre. No hay desarrollo claro de objetivos cuando se asigna un reportaje de investigación, tan parecido a una tesis, cuando justamente se está elaborando un trabajo de grado (¡las de verdad, verdad!) en ese momento.
Pasados seis años desde su implantación, era lógico que se empezara a evaluar la efectividad del actual plan de estudios. Aquí se dijo poco, solo algunas observaciones generales acumuladas a lo largo de los años. Ojalá que la comisión de examinación que se cree logre escudriñar en todos los detalles y aporte soluciones a las problemáticas existentes. Ellos no lo saben aun, pero los estudiantes que ingresen a la Escuela en los próximos años, deberán agradecerlo.

4 Comments:

Blogger Zinnia said...

Excelente tema para un debate !! Me parece que es una magnífica oportunidad para utilizar este blog con fines prácticos y que pudieran llegar a tener cierto impacto en este nuevo rediseño del pensum.

17 de enero de 2005, 10:47 p. m.  
Blogger ratablanca5 said...

Ciertamente el desorden académico afecta mucho el rendimiento estudiantil. Algunas materias están ubicadas de forma errónea, o en el momento inoportuno en el programa de la carrera, lo que ocasione que no se obtenga el maximo provecho de esas cátedras.

De igual manera,si bien la necesidad de una sólida formación formación teórica está fuera de discusión, también es preciso reconocer que a los estudiantes debe ofrérceles más horas prácticas desde un momento más temprano enla carrera, donde apliquen los conocimientos, habilidades y técnicas que en un futuro serán sus herramientas en el campo laboral.

Quizás es el momento de comprender —por parte de estudiantes, profesores y autoridades de la Escuela— que la licenciatura en Comunicación Social es apenas el primer paso de un vasto espectro de conocimientos para un individuo, por lo que posiblemente la responsabilidad de la Escuela sea capacitar al estudiantado con unas herramientas mínimas, pero sólidas y congruentes con los actuales paradigmas de la Comunicación Social.

18 de enero de 2005, 11:03 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

En "Telepatik" publicaron un excelente artìculo sobre este tema. El asunto de la modificaciòn del pensum ya và dando muchas largas a su soluciòn, mientras el tiempo corre, y los futuros profesionales seguimos perdidos entre ese maremagnum de materias aisladas, que no les dejan un perfil concreto indispensable para su incorporaciòn inmediata y asertiva al campo laboral.

La ùnica manera es movilizarse para realizar un planteamiento sòlido con argumentos claves frente a los responsables de la reestructuraciòn del pensum. Los estudiantes interesados deben consultar con los especialistas en el tema, y presentar propuestas especìficas. Hay muchos profesores interesados en que esta "dispersiòn", mostrada en la manera en que se imparten las càtedras actualmente, se redimensione de manera efectiva.

Las ideas estàn, basta realizar un plan para llevarlas a la pràctica. ¿Ahora, quièn le pone el cascabel al gato?.

Saludos a todo el equipo de Àgora Ucab.

2 de marzo de 2005, 1:45 p. m.  
Blogger josedomingo said...

Excelente post.
Finalmente alguien se atreve a decir las cosas como son.
Yo estoy estudiando 8° semestre de Periodismo y estoy vuelto un 8, porque todas las materias fuertes me las acumularon este semestre. ¿Cómo pretenden que rindamos en nuestros estudios con esa barbaridad de pensum?

12 de abril de 2006, 8:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

|
Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com